Adoro que me acaricien el Alma, la Piel la toca cualquiera.

Please follow and like us:
0

Pocos saben que acariciar el alma es seducir con las palabras para encender emociones insospechadas.

Como el buen artesano del amor sincero, sabe que no hay mayor atracción que la de dos mentes que encajan, que se buscan y se descubren más allá de la piel y los sentidos, porque acariciar el alma es renacer en el otro sin dejar de ser uno mismo.

Si lo pensamos bien, suelen ser muy pocas las veces en que llegamos a experimentar una auténtica unión mental con alguien hasta el punto de que la seducción, pase casi por alto lo físico para deleitarnos con una armonía de gustos, placeres, conocimientos y complicidades que trazan instantes maravillosos imposibles de olvidar.

El acto de “apapachar”, de acariciar el alma de otra persona, no es un proceso que se origine en el corazón.

A pesar de que la imagen del amor siempre queda vinculada de forma tradicional a este órgano, su localización exacta está en el cerebro, ahí donde acontece ese baile químico caótico y fascinante que determina muchas de nuestras sensaciones.

Fuente

Los que dicen sentirse más atraídos por “el interior” que por “el exterior” buscan sobre todo esa conexión mental donde el desafío, el descubrimiento y el placer por la manera de pensar del otro les satisface y les hace sentir especiales al conectar con alguien más allá del plano físico, más allá de la piel.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *